El río Jordán, donde fue bautizado Jesús, se está secando

Jerusalén (EFE). El río Jordán ha perdido el 98% de su caudal histórico y podría secarse el año que viene si los países de la zona no toman medidas, alertó hoy en un informe la ONG Amigos de la Tierra-Oriente Medio.

Israel, Siria y Jordania son los responsables de esta situación al haber tomado a lo largo del siglo pasado decisiones que han convertido el lugar donde se cree que Jesús fue bautizado en un hilo de “aguas residuales, estancadas y salinas”, apunta el documento.

CIFRAS
El flujo histórico del Jordán, que comienza en el Mar de Galilea y desemboca en el Mar Muerto, 105 kilómetros más al sur, era de 1.300 millones de metros cúbicos al año.

Israel ha desviado para uso doméstico y agrícola un 46,47% del flujo; Siria un 25,24%, Jordania un 23,24% y los palestinos un 5,05%, aunque en el informe no se responsabiliza a estos últimos por tener un acceso muy limitado al cauce fluvial.

EL RÍO Y LA RELIGIÓN
El río serpentea por 217 kilómetros y, por distintos motivos, tiene importancia para las tres principales religiones monoteístas: judaísmo, cristianismo e islam.
“Nadie puede decir que ésta sea agua sagrada”, indicó el director israelí de la organización, Gidon Bromberg, en una visita al río que sirvió de presentación del informe.

Los desbordamientos, que tenían lugar de media cada seis años, son algo del pasado desde principios de los años noventa y “probablemente nunca más se repetirán”, agrega Bromberg.

El consumo de su agua, donde algunos peregrinos cristianos se bañan, puede generar problemas estomacales porque arrastra vertidos residuales que paradójicamente lo salvan de la desaparición.

BIODIVERSIDAD MUERTA
El Jordán ha perdido también la mitad de su biodiversidad, con la desaparición de sus orillas de nutrias o lechuzas, resalta el informe, titulado “Hacia un río Jordán vivo” y analizado hoy en una conferencia en Ammán.

Por ejemplo, los distintos tipos de árboles que bordeaban el río han dejado paso a los juncos, más resistentes al deterioro del ecosistema. “Las especies no han podido soportar la salinidad, la ausencia de corriente y la falta de crecidas”, explica Bromberg.

REFORMAS
La ONG propone que los países que han originado el deterioro del río devuelvan al menos y de forma proporcional un tercio del flujo original, lo que bastaría en una primera fase para devolverlo a la vida.

Israel, argumenta, debería ceder incluso algo más -dada su situación económica- y permitir un reparto equitativo del agua con los palestinos, a los que actualmente impide extraerla directamente del Jordán, que atraviesa decenas de kilómetros de Cisjordania.

Según la ONG, la combinación de campañas de concienciación, reutilización de agua, control de fugas y otras medidas podrían permitir economizar más de 900 millones de metros cúbicos anuales.

About these ads